EL HONOR ES REBELDE

 Aunque se hayan empeñado algunos en decirnos lo contrario, que lo verdaderamente honorable era conformarse, ser cauto, callarse, no preguntarse, seguir por caminos trillados estuvieran o no equivocados, hemos descubierto en una institución que se caracteriza sobre todo por ser muy centenaria (casi 8 veces) que el verdadero honor consiste en ser rebelde, en dominar la realidad, en ilusionarse y querer ir más allá.

Los maestros que nos lo han enseñado eran investidos hoy doctores honoris causa por la Universidad de Salamanca.

Se trataba del editor, entre otras muchas cosas, Germán Sánchez Ruipérez y el ingeniero químico, entre otras muchas cosas, Stephen Whitaker.

Germán Sánchez Ruipérez es una persona suficientemente conocida tanto en Salamanca, como en España, Europa o Latinoamérica.

Lo que quizás se conozca menos es la ilusión que le ha infundido a cada reto y a cada actividad de su vida que ha emprendido. Durante todo el discurso de investidura ha sido la palabra que más ha repetido. Y la emoción de tener este reconocimiento de la Universidad de Salamanca, un sueño del que no quiere despertar. Calificó a esta Universidad de admirable, de la que siempre quiso ser alumno, una ilusión a la que tuvo que renunciar, como tantos en los duros años de posguerra. Dijo que hubiera querido ser médico. Pues bien, a partir de hoy es doctor.

Discurso de su madrina María José Rodríguez Conde

Habló también de su recorrido profesional y vital y de su más amado proyecto, una estupenda realidad: la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, con el que pretende dar continuidad al compromiso que siempre ha tenido con la sociedad. Y recalcó que un país vale lo que vale su educación.

Discurso de Germán Sánchez Ruipérez

Por su parte, el profesor Whitaker también mostraba la importancia de cuestionarse “las verdades” incluso aquellas que aparecen en letras de molde. Remarcaba que los profesores siempre deben decir la verdad y que es saludable incluso comunicar lo que no entienden. Además de mostrar el compromiso que debe tener la ciencia con la sociedad, la responsabilidad, el comportamiento moral.

Discurso del padrino, Miguel Angel Galán

Discurso de Whitaker

El rector de la USAL, Daniel Hernández terminaba el acto de este mediodía saludando a todas las autoridades asistentes al acto (tres consejeros de la Junta: Educación, Sanidad, Interior y Justicia, alcaldes de Salamanca, Béjar y Peñaranda, César Antonio Molina, que fuera ministro de Cultura y fuertemente unido a nuestra Universidad, representantes del PSOE, …entre otras) y al resto de personas que hoy llenaban el Paraninfo. Daniel Hernández precisamente centraba su intervención en torno a la palabra “honor”, como una obligación de servicio al mundo entero. Se refería a los dos nuevos doctores, como excelentes cada uno en su campo, otro significado de la palabra: la excelencia.

 Discurso del rector

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: